Gastronomía de Debabarrena: torta de San Blas

29/01/2020
Ya ha pasado la Navidad, pero en Debabarrena seguimos endulzando el invierno. El 3 de febrero elaboramos el dulce más popular de nuestra repostería tradicional: la torta de San Blas. ¡Acércate a conocerla!

Aunque ya ha pasado la Navidad, en Debabarrena lo dulce no desaparece. Además de los Chocolates de Mendaro, presentes todo el año, en febrero se elaboran las tortas de San Blas, en honor al santo del mismo nombre.

La tradición de elaborar dulces para San Blas no es exclusiva de Debabarrena, pues se encuentra arraigada en varios puntos de Euskadi. Por ejemplo, en Abadiño, municipio de Bizkaia, se elaboran rosquillas glaseadas y aromatizadas con anís. En comparación, la torta que se elabora en Eibar, Elgoibar y Soraluze es o bien redonda, o alargada, siempre con el aroma anisado y el glaseado también blanco. Los ingredientes tradicionales son harina de trigo, huevo, azúcar, y manteca de cerdo, aunque existen versiones comerciales vegetarianas y sin gluten. Y sin olvidar la esencia de anís, con la que se aromatiza la masa, y a veces también el glaseado.

En nuestra comarca, en particular en Eibar y en Soraluze, el 3 de febrero ha sido tradicionalmente un día festivo. Muchas personas todavía elaboran las tortas en casa, y en el día las llevan a la iglesia a bendecir. Según la creencia popular, a San Blas se le atribuyen poderes contra los males de garganta; para ello, además de comer las tortas, hay que llevar a bendecir un trozo de cordón, el cual hay que llevar anudado a la garganta durante nueve días. Pasado ese tiempo, se quema, y confiere protección durante un año contra catarros, amigdalitis, y otras dolencias.

Aunque en otro tiempo sólo se elaboraban a mano, y por tanto estaban limitadas a finales de enero y principios de febrero, hoy en día se pueden encontrar tortas de San Blas en muchas tiendas de alimentación durante todo el año. Si te animas a prepararlas en casa, la receta es bien sencilla.

Ingredientes:

Para la masa:

  • 1 kg de harina de trigo
  • 6 huevos
  • 125 gr de manteca de cerdo o mantequilla o margarina
  • ½ kg de azúcar granulado
  • 1 sobre de levadura química
  • 15 gotas de esencia de anís

Para el glaseado:

  • 2 claras de huevo
  • 250 gr de azúcar glas
  • 10 gotas de zumo de limón
  • 3 gotas de esencia de anís (opcional)

Elaboración:

  • Precalentar el horno a 180º.
  • Colocar la harina en una mesa de trabajo limpia y apilarla con forma de volcán.
  • Cascar los huevos en el centro, y mezclar con las manos hasta incorporar.
  • Añadir la manteca o sustituto y amasar con las manos.
  • Incorporar poco a poco el azúcar y la esencia de anís.
  • Amasar con las manos hasta que no se pegue.
  • Dar forma de bola y dejar reposar la masa al menos media hora a temperatura ambiente
  • Una vez haya reposado, espolvorear la mesa y un rodillo de madera con harina.
  • Cortar la masa en pequeñas bolas y aplanar hasta medio centímetro de grosor.
  • Dar la forma deseada utilizando un plato, una bandeja, o similar.
  • Se pueden rematar los bordes haciendo picos con los dedos.
  • Hornear en la bandeja media del horno alrededor de 15-20 minutos, hasta que tengan un color dorado sin llegar a tostarse.
  • Mientras, batir las claras para el glaseado a punto de nieve.
  • Sin dejar de batir, incorporar el azúcar glas, el zumo de limón, y la esencia de anís, hasta formar una pasta densa de color blanco.
  • Aplicar el glaseado con una cuchara a las tortas aun calientes.