Defektuzko Albistea

Ruta bodeguera

Una perfecta degustación de nuestros productos exige un buen refresco para el paladar, y la comarca no carece de ello; en estos puntos encontrarás nuestras mejores bodegas.

Entrevista: "A veces, conseguimos peras de más de un kilogramo."

No es fácil llegar hasta el caserío Sagarminaga. Pero el encanto de perderse en las vifurcaciones de la subida al Kalbario se multiplica al encontrarse con el caserío que Antonio y su familia cuidan con esmero. La vista desde la atalaya trasera de Mutriku ofrece un retrato orijinal del estuario del Deba. Y qué mejor para disfrutar de este marco que degustando las frutas y el txakolí de Sagarminaga. Un doble placer.



bodega1.jpg
bodega1.jpg
¿Cuáles son los productos que ofrece la familia de Sagarminaga?

Mayormente, ofrecemos frutas de todas las variedades. Sembramos la mayoría de las clases de frutas existentes en Euskal Herria. La más solicitada es la manzana reineta, en sus distintas variedades. Es la más vendida en la comarca.

Además de la manzana, la pera general lecter es la clase de pera más querida en el mercado. Una vez que la prueban, no dejan de pedírnosla. También tenemos más variedades: la de invierno, la de asar, ... Y aparte de la pera y la manzana también tenemos kiwis, nueces, nísperos, limones, naranjas etc.

¿A qué se debe esta afición a la producción de frutas?

Desde siempre se ha hecho sidra en nuestra casa. Aparte de eso, personalmente siempre he tenido mucha afición y, poco a poco, hemos ido aumentando la variedad y la producción. Llevamos nuestros productos al mercado de Mutriku dos veces a la semana y, como la gente aprecia nuestras frutas, seguimos haciéndolo.

Y, ¿lo del txakolí?

Empezamos hace 23 años. En aquel principio, no entramos en la denominación de origen de Getaria, porque no nos tuvieron en cuenta. A la postre, cuando quisimos ampliar nuestra producción, nos lo prohibieron. Así hemos estado hasta hace poco, cuando finalmente hemos entrado en la denominación. Aún así, nos han concedido sólo una hectárea. Aparte de eso, hemos cambiado la etiqueta.

¿Elaboráis el txakolí de alguna manera especial?

No tenemos ningún método especial. El txakolí lo hacemos en casa: tratamientos, la vendimia, la fermentación, ...; seguimos la tradición vasca. Además, no producimos demasiado: unos 5.000 litros, 6.000 botellas al año. Por ello, sólo vendemos por venta directa, desde casa.

bodega2.jpg
bodega2.jpg
¿Sois los únicos productores de txakolí de la comarca?

Así es, en Debabarrena somos los únicos que hacemos txakolí. En Debagoiena, hace poco que han empezado a producir bajo la denominación de origen de Getaria. Sabemos que en Mutriku se hacía txakolí hace mucho tiempo e incluso hay quien dice que el primer txakolí vasco se hizo en Mutriku.

Tampoco habrá muchos productores de frutas, ¿no es así?

Cierto es, somos los únicos que producimos fruta con miras al mercado. La razón de ello es muy fácil: el negocio de la fruta no es rentable. El trabajo que requiere el proceso no es sostenible con la rentabilidad de la venta. Nosotros lo hacemos por afición. El cuidado de los árboles frutales requiere mucha dedicación. En Euskal Herria hay muchas posibilidades de obtener frutas, pero hay que dedicar tiempo y dinero.

¿Cuál es el producto distintivo de Sagarminaga?

A nosotros nos conocen por la fruta y el txakolí. A la gente le llama la atención el tamaño de algunas piezas de fruta. A veces, conseguimos peras de más de un kilogramo.

La gente de fuera también aprecia nuestra fruta. Siempre que vuelven al País Vasco, nos visitan de nuevo.

Noticias